Lucero del día – Fernando de Rojas

 Dulces árboles sombrosos,
humillaos cuando veáis
aquellos ojos graciosos
del que tanto desáis. 

Estrellas que relumbráis
norte y lucero del día,
¿por qué no le despertáis,
si duerme mi alegría?